contraelvientoteatro20años









manifiesto
grupo obras escuela
eventos
publicacionesbenefactores
actual
contacto
libro de visitas

                          









La Señorita Julia (1995)
de August Strindberg

Reseña

Probablemente La Señorita Julia es la mayor obra del dramaturgo sueco August Strindberg, cuyos conflictos y situaciones mantienen una impresionante vigencia en nuestros días. Sin embargo, en esta puesta en escena existe una adaptación que supone una lectura propia del grupo, de los actores y del director, una lectura que involucra nuestra sensibilidad, nuestra sensibilidad y esa gigantesca posibilidad de ver el mundo con los ojos de los hombres y de las mujeres que transitan nuestra ciudad nube enclavada en las montañas. Es una construcción de nuestra propia Julia, quiteña y del nuevo milenio.

En principio, nos encontramos con los mil rostros de una mujer, rostros que se deslizan del temor al riesgo, de la fuerza al dolor, del deseo a la pasión. El drama de Strindberg nos pone frente al encuentro de una amor epidérmico, de la piel latiendo en pulsiones carnales incontrolables con la decadencia de un mundo y de una clase social frivolizada, ese mundo hostil que frena los anhelos de Julia, de la mujer. Juan, el hombre, es el pueblo mediocre, arribista, oportunista y esbirro, sin embrago es, también, joven y atractivo. Julia busca en él ese anhelos de experimentar el ser mujer, Juan en ella la posibilidad de salir de su condición social. La relación hipócrita tiene un signo fatal en la pasión sexual.

Nuestra lectura pervierte el drama, lo lleva a sus límites, lo proclama desde el humor, nos provoca reírnos de nosotros mismos, nos encuentra con el melodrama y la telenovela que es un signo de nuestro tiempo y nos da mas risa, deviene la farsa. En últimas, nuestra Señorita Julia es una joda una chance que se nos da con el riesgo de mirarnos a la cara y reírnos.



Personajes

Julia
Juan



giras

Estrenada por el grupo Contraelviento
en el Teatro Fénix de Quito
el 3 de agosto de 1995

 

© Contraelviento Teatro

©